Todo por servir se acaba.

12/12/09


Y los 7 infiernos por fin se cerrarán. Bueno, la verdad es que no se cerráran, seguirán aquí, pero ya no postearé más.

Ahora postearé en este otro blog:

http://suelepasarcuandosucede.blogspot.com

Gracias por todo, los quiero y bye

I'm glad I didn't die before I met you.

1/12/09

** Este post no lo deben de leer, es estúpidamente largo y sentimental, además sólo va dedicado a una persona. Si lo quieren leer, léanlo, pero tal vez no lo entiendan. Si lo entienden, bien por ustedes. **

Soy un imbécil, lo sé. Soy un mal amigo, lo sé. Y sin embargo me quieres, tal vez más de lo que deberías, eso sí no sé por qué.

Si alguien es culpable de que las cosas se enfríen entre nosotros, soy yo. Si alguien tiene la culpa de no buscar tu ayuda, soy yo. Yo soy el único y verdadero culpable de todos los problemas que ha tenido nuestra relación. Acabo de leer todas tus cartas y no pude evitar llorar. Lloré como hacía tiempo no lo hacía, lloré de verdad, lloré de felicidad. Tengo ganas de abrazarte y dejar que me sacudas el cabello diciendo, como siempre, "ya ya ya". Extraño (y mucho) que estés ahí siempre y también estar ahí siempre para ti. Te quiero pedir perdón por todo. Nunca estuve ahí realmente para ti,

Puedo decir, sin temor a equivocarme, que eres la persona que más me conoce y, sin embargo, sigues aquí. Sabes perfectamente que estoy loco y muy dañado. Sabes que tengo el corazón roto en mil pedazos y, aún así, te molestas en tratar de unirlos. Eres una persona maravillosa, no sé por qué sigues juntándote con alguien como yo.

En este momento escucho la canción de Michael Jackson que me escribiste en una de tus cartas. No puedo parar de llorar. Digamos que es una mezcla de culpa, nostalgia, miedo y felicidad. ¡Ya no sé ni qué sentir! Seguro tú entenderías más lo que estoy sintiendo que yo mismo, tienes ese don. Puedes decir con precisión cuando estoy dolido o cuando estoy feliz. Las veces que he negado estar triste y que tú muestras tanto interés en eso he mentido, siempre tienes la razón. Me conoces muy bien.

Debería estar estudiando para mi final. Debería estar pensando en qué hacer para hacerte feliz en tu cumpleaños, debería estar escribiéndote algo real y no un post. Pero no puedo. No tengo nada qué darte que no te haya dado. No puedo escribir nada que no sepas tú ya. Y sabes que mi letra es tan horrible que si lo escribiera en papel, sería muy feo. No me quiero arriesgar a que no entiendas mis palabras escritas, prefiero la perfección de las letras de molde de una computadora, al fin, sabes que estoy aquí detrás.

He ido al cine solo. Me he deprimido solo. He fumado solo. He llorado solo. He hecho un chingo de cosas solo porque pensé que no tenía a nadie. ¿Ves? te digo que soy un imbécil, no miré a lo obvio.

Me encanta que des clases, aunque sea a niños y en la iglesia. Eres una persona maravillosa (sí, otra vez) y mereces pasar eso a más personas. Ahora enséñales a rezar y que lo hagan para que yo nunca de clases en un lugar así. Sabes que me encantas, eres mi hermanita de aquí, te quiero muchísimo. Es triste que creas que no lo hago, en serio lo hago. Sabes que tengo maneras raras de querer a la gente y mas raras aún de expresarlas.

Escucho la canción de This is the first day of my life en un loop infinito. No quiero dejar de escucharla. Recuerdo la notita que me diste alguna vez y que decía lo que dice el título de este post. Aún conservo todo lo que me has dado, todo. Tengo una caja con todas las cartitas que me has dado. Tengo tus dibujos pegados en la pared, tengo el cuadro que me diste alguna vez, tengo todo. Tengo también un millón de recuerdos. Tengo muchas fotos tuyas, muchísimas. Ya imprimí varias en Michoacán y las pondré en un album pronto.

Sabes que me gustaría poder pasar mucho tiempo juntos. Lástima que no sea posible. Ahora todo mundo me dice emo por la foto que subí al facebook donde salgo con los ojos delineados, ¿recuerdas ese día? Yo sí. Amé esa obra improvisada que hicimos en el primer semestre, creo que ahí fue cuando te prometí escribir una serie que fuera especial para ti, una que se tratara de ti y que tú serías el personaje principal, una que iba ser una burla a la sociedad que nos rodea y que ambos no podemos comprender.

No me pidas persdón por haber estado ebria, sabes que no me molesta que seas molesta. Es un orgullo para mí estar ahí cuando mi hermanita lo necesite. Todas las promesas que te he hecho están en pie, todas y cada una. Si alguna se me olvida (sabes que tengo muy mala memoria) recuérdamela. Estaba pensando en la cantidad de cartas que me has escrito y creo que debería juntarlas y hacer un minilibro. Sería padre y se conservarían. Pero tal vez no, porque lloraría cada vez que las leyera. Creo que eres especial por eso, no cualquiera me hace llorar de felicidad, es algo muy extraño.

¿Recuerdas la venganza que querías llevar a cabo contra yasabesquién? Ja, ¡fue genial! Amé tu propuesta, hasta pensé que había creado un monstruo y lo mejor es que ni a mí se me había ocurrido. Eres una genio, lo sabes. Estás en un lugar donde no deberías estar y también lo sabes. Yo sé que saldrás de aquí, de una manera u otra. Aunque jamás trabajarás en la carrera, escribirás libros, actuarás, te casarás con alguien rico o no sé qué harás, pero será cualquier cosa menos esto.

Pues creo que ya se me acabó el mood de escribir cartitas de amor y cariño de niñas de secundaria. Pero mañana hablaremos y charlaremos e iremos al cine y comeremos y haber qué tanto puedo hacer. Te daré un abrazo de regalo, te daré un beso en la mejilla y seré tu exclavo por el día. No habrá nadie más que tú mañana, lo prometo.

Un abrazo. Te quiero mucho, más de lo que aparento. Feliz cumpleaños.
Atte: Toñoso.

Ir al cine solo

26/11/09



Siempre me ha gustado ir al cine. Hace poco me compré una membresía de las que sirven para entrar a ver cualquier película. No me siento mejor persona por tenerla. Sólo me siento superior cuando llego, muestro mi tarjeta y recibo un boleto para una película que ni si quiera estoy tan convencido de ver.

Ahora en lugar de pasar mis días tristeando puedo ir a ver cualquier película y, si me queda tiempo, puedo ver otra seguida, no hay límite ni nada así. Si me gusta una película puedo regresar y verla otra vez, puedo verla doblada o en su idioma principal. Puedo sentarme hasta adelante o hasta atrás, no hay quien pare el poder de esta tarjeta. Si lo quisiera así, podría entrar tantas veces a una películas y hacerme el freak más freak de la misma, viendo y notando hasta los errores más invisibles. Pero no lo quiero, no todavía.

Es interesante sentir todo este poder, sentir que soy rico y el dinero no es pretexto para no ir al cine. Ahora lo que falta son películas qué ver y tiempo para verlas. Pero bueno, no me siento mal si no hay películas, simplemente escojo la más próxima y entro a verla, así sin prejuicios ni nada. Es sorprendente lo mucho que uno puede disfrutar (u odiar) una película cuando no se tiene nada de conocimiento de la misma.

Hagan el experimento: Vayan al cine y entren a una película de la que no habían escuchado nada. Comienzen a leer la reseña pero no le pongan mucha atención y no la terminen.Todo lo que pase en la película será nuevo para ustedes y no tendrán ningún tipo de prejuicio sobre ella. Puede que la película sea muy mala pero, al menos, estarán atentos. Lo importante es que no se pueden sentir defraudados porque no tenían ningún tipo de expectativas.

Comencé también un experimento que desde hace tiempo quería llevar a cabo pero no lo hacía. Estoy guardando los boletos de las películas que veo y por la parte de atrás le pongo el nombre de la persona con la que asistí. Así podré formar un álbum de recuerdos con los boletos de todas la veces que fui al cine y guardaré el dato de con quién disfruté esa película.

En la semana he ido cuatro veces al cine (hay una promesa de ir una más, si ella me habla) y no me arrepiento de ninguna. La última fui con un amigo, la penúltima me acompañó mi hermano y las primeras dos fui solo. Muchas veces me burlé de mi roomate por ir al cine solo, me daba risa que teniendo novia y tantos amigos fuera solo. Pues ahora me cayó el escupitajo que tiempo atrás había lanzado al cielo. Ir solo no es malo, al contrario, se la pasa uno mejor. Está bien, creo que estoy exagerando.

“No sé por qué la gente no puede ir sola al cine. Uno va a ver la película, no a fortalecer relaciones o hablar de sus problemas”. Ésas fueron las palabras de algún amigo (no recuerdo su nombre) y me sorprendió lo ciertas que eran. Generalmente uno va en grupo al cine y cuando empieza la película uno se olvida de los que le rodean. A veces, lo acepto, es divertido estar haciendo comentarios en el transcurso, pero muchas veces la película no se presta para eso y no queda más que abstraerse de todos los que están a nuestro alrededor. Extrañamente, para conocer mejor a alguien lo invitas al cine. Tremendo error, el cine no sirve ni para hablar ni para conocer a alguien mejor. De nuevo estoy siendo completamente cerrado al respecto, el cine también sirve para eso y mucho.

Este texto ya se está haciendo largo, sólo me queda recomendar la famosa membresía y que vayan al cine mucho. Es muy divertido.